[]

es nl

GRATITUD Y ESPERANZA

¡Gratitud y esperanza!

Los Institutos Seculares en España hemos acogido con enorme gratitud y esperanza la noticia de la canonización del Papa Pablo VI.

Después de ser promulgada la Constitución apostólica Provida mater ecclesia, por Pio XII en 1947, por la que se aprobó una vocación nueva en la Iglesia —la secularidad consagrada—, Pablo VI fue pionero en el arte de explicar en qué consistía esta nueva vocación y de impulsarla en la Iglesia.

Sus mensajes fueron especialmente lúcidos, y siguen siendo hoy referencia obligada para profundizar en la vida y misión de todos y cada uno de los miembros de nuestros Institutos; fue clarificando y delimitando la novedad de esta vocación. Él mismo nos decía: «… en vuestra vocación, que si presenta muchos caracteres comunes a otras vocaciones que florecen en la Iglesia de Dios, hay algunos propios que la distinguen y merecen una consideración específica.» (Pablo VI, 1970)

Así, fue explicándonos el modo de vivir los consejos evangélicos en el mundo, cómo rezar desde la secularidad que nos caracteriza, y el modo de estar en la comunidad cristiana. Especialmente fue lúcido al intuir que la nuestra es una vocación de síntesis (cf. Pablo VI, 2-2- 1972).

Hoy, 14 de octubre de 2018, en que el papa Francisco declara santo a Pablo VI, los Institutos Seculares acogemos con gratitud y esperanza esta declaración, con el compromiso de seguir profundizando, desde la vida y la reflexión teológica, en el carisma que compartimos: la secularidad consagrada.

¡San Pablo VI, ruega y protege a los Institutos Seculares dispersos por el mundo!

Conferencia Española de Institutos Seculares

Madrid, 14 de octubre de 2018