Su vida dejó una estela de Santidad

El 16 de abril de 1975, después de unos meses de penosa enfermedad, recibía el premio definitivo: el Señor lo acogía en su seno. Su vida dejó una estela de santidad, testimoniada por quienes le conocieron: Si quisiera sintetizar su personalidad, afirmaría lo...